¿Cómo ha justificado EE.UU. su intervención en otros países?

Invasores guerreristas

San Juan de Los Morros, 25 de febrero del 2019.- Las excusas y los pretextos de EE.UU. para intervenir en naciones estratégicas que favorezcan sus intereses han sido una constante en la política exterior de este país.

Durante gran parte del siglo pasado y del presente, las fuerzas imperiales de EE.UU. se caracterizaron por intervenir en naciones con relevancia estratégica, queriendo justificar su injerencia con pretextos y argumentos poco sustentables.

En Venezuela, eje de interés histórico para EE.UU. dada su condición de país petrolero, el país norteamericano ha generado una campaña de desgaste y desprestigio a nivel internacional, con tácticas como el bloqueo económico y comercial, así como también la manipulación mediática a nivel nacional e internacional.

Estas acciones de EE.UU. no son novedosas, siendo aplicadas en otras naciones que representaron una amenaza o en las que residiera un interés geopolítico conveniente.

                            

    Franja de Gaza                                                                         Honduras                                                                         Irak

Ayuda humanitaria en Venezuela (2019)

Recientemente, en la frontera venezolana, se vivió una situación polémica, cuando un supuesto envío de ayuda humanitaria fue incendiado por supuestos efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) de Venezuela.

Esta información se demostró que era falsa a través de videos y fotos de testigos de los acontecimientos. Es por este motivo que diversas fuentes gubernamentales venezolanas han denunciado la participación de EE.UU. en el montaje de las operaciones de bandera falsa en las fronteras del país.

El canciller de la nación suramericana, Jorge Arreaza, acusó a Mike Pompeo, actual secretario de Estado de EE.UU., de gestionar toda la farsa mediática expuesta ante la comunidad internacional.

“Si quiere ubicar a quienes quemaron el camión con falsa ayuda humanitaria, que lo busque entre sus asalariados”, sostuvo Arreaza a su par estadounidense. Asimismo, el canciller alertó que Pompeo “y sus sicarios están desesperados por fabricar un pretexto para la guerra”.

En el mismo sentido, la vicepresidenta ejecutiva de Venezuela, Delcy Rodríguez, denunció en su cuenta de la red social Twitter la acción de bandera falsa fraguada por el Gobierno estadounidense en la frontera.

“¡Mira bien Marco Rubio (senador de EE.UU.) abre los ojos, tus golpistas y terroristas quemaron la falsa ayuda humanitaria e intervencionista en territorio de Colombia! El mundo responsable sabe de tu poca credibilidad y bastante de tus crímenes”, expresó Rodríguez.

Para Rodríguez, la ayuda humanitaria “es la vía estratégica imperial de EE.UU, para una intervención internacional”.

Armas químicas en Siria (2013)

En 2013, las potencias occidentales culparon al Gobierno de Bashar al Assad en Siria de emplear armas químicas contra su pueblo, excusa que han utilizado en reiteradas oportunidades posteriores.

Este pretexto fue calificado por el presidente Barack Obama de “línea roja” y casi abrió las puertas a una intervención estadounidense en el conflicto sirio.

Finalmente, el arsenal tóxico de Siria fue destruido gracias a un acuerdo entre Washington y Moscú. Sin embargo, en 2017, EE.UU. acusó sin pruebas a Damasco de usar armas químicas y decidió realizar su primer ataque militar contra Siria como “castigo”, lanzando 59 misiles Tomahawk desde los destructores USS Ross y USS Porter.

                                

  Libia                                                                                       Palestina                                                                            Panamá

Guerras en Irak (1990 – 1991 y 2003)

A principios de 1990, una enfermera de un hospital kuwaití afirmaba entre lágrimas que soldados iraquíes habían sacado a 300 recién nacidos de sus incubadoras y los habían dejado morir de frío.

Esta historia sería utilizada como pretexto para intervenir en el conflicto entre Irak y Kuwait, en lo que sería la guerra del Golfo (1990-1991). Más tarde se descubrió que la presunta enfermera era la hija del embajador de Kuwait en EE.UU.

Esta agresión dejaría como resultado más de 210 días de bombardeos, así como también cerca de 3.600 víctimas civiles en Irak.

Posteriormente, y tras los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001, EE.UU. falsamente culpó a Irak de jugar un papel en estos ataques, tal y como demuestra un memorando del secretario de Defensa, planteando así una de las principales justificaciones para el lanzamiento de la guerra de Irak.

Incluso después que la Comisión 9/11 admitiera que no había conexión alguna, Dick Cheney declaró que la evidencia de la relación de Al Qaeda con el Gobierno de Saddam Hussein era “abrumadora”.

Posteriormente, altos funcionarios estadounidenses admitieron que la guerra contra Irak fue realmente ejecutada por petróleo, no por el 11 de septiembre o por las supuestas armas de destrucción masiva, que nunca se encontraron.

Incluso, el senador demócrata Carl Levin ratificó que el Gobierno del presidente George W. Bush engañó a los estadounidenses en el período previo a la guerra de Irak de 2003, pues la CIA no disponía de pruebas claras de que el Gobierno de Hussein estuviera vinculado en los actos terroristas del 11 de septiembre.

Conflicto en Vietnam (1965-1975)

                                                                                                                             Vietnam

A mediados de la década de los 60 del siglo pasado, EE.UU. utilizó como justificación para intervenir en la guerra civil de Vietnam un supuesto ataque a unas naves militares estadounidenses que navegaban en la zona.

Sin embargo, años más tarde en medio del conflicto bélico, un exfuncionario del Pentágono revelaría la falsedad de este suceso, que sería conocido como el Incidente del Golfo De Tonkin.

Mucho tiempo después, la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por su sigla en inglés), admitió que mintió sobre lo que realmente sucedió en el Golfo de Tonkin en 1964. La agencia reveló la manipulación de datos para hacer parecer que botes de Vietnam del Norte dispararon contra barcos estadounidenses y así crear una falsa justificación para desatar la guerra de Vietnam.