Metamorfosis

San Juan de Los Morros, 19 de marzo del 2019.- Lo que empezó como un deseo reprimido, necesidad de ser reconocido,  fuertes complejos de inferioridad que generan características de dependencia, vinculadas  a una extraña frivolidad y divismo, hoy es un gran circo, protagonizado, esencialmente por un conjunto de “payasos”, que aunque estén ubicados en estratos diferentes,  son sólo eso: payasos.

                     

     “Whitedog” autoproclamado              El alcohol y la droga ingredientes del odio            “Supuesta” ayuda humanitaria

Así comenzó esta historia, triste, escuálida y llena de errores,  tras errores,  los cuales han estructurado la comedia más dañina a la colectividad venezolana. Es una historia, orquestada desde el exterior,  con la anuencia de varios actores políticos del mal llamado “grupo De Lima”, y obviamente, la dirección y montaje a cargo del presidente de Estados Unidos Donald Trump y el de Colombia Ivan Duque.

                                                                                                Opositores hicieron como Chacumbele

                                                                                                quemaron su Ayuda Humanitaria

El diputado a la AN en desacato apodado “Whitedog”, se autoproclama Presidente de la República de Venezuela, en una plaza pública de la gran Caracas, frente a un grupo de personas que no asciende ni a la cuarta parte del número de personas que asiste a una función de cine, de cualquier película de renombre. La “deplorable y deprimida” presentación de lo que sería su plan de gobierno, genera una polémica, que es inicialmente avalada, por una comunidad internacional pobre y desaliñada, conformada por no más de 7 u 8 países de 193 en el mundo, la mayoría de los que apoyan la legitimidad del mandato del presidente de la República Bolivariana de Venezuela,  Nicolás Maduro Moros.

                                                                                                                                                                                                         Retorno sin pena ni gloria

10 de febrero

Después de las nerviosas y programadas salidas del “usurpador”, en desacato, del país, con destino a Miami, a Colombia y a Brasil, se fijó una fecha para la entrada al país de una “Camuflageada Ayuda Humanitaria”, que no es otra cosa que una más  de las patrañas y órdenes que Whitedog, en coordinación con sus secuaces extranjeros para generar angustia y caos, en la población venezolana, a fin de provocar en esta, enfado, y molestia, para con el Gobierno Bolivariano y el líder presidente Nicolás Maduro Moros. El usurpador dio a conocer a través de los medios de comunicación arrodillados a la rancia derecha internacional y nacional, que el día 23 ingresaría la supuesta ayuda humanitaria; por el puente fronterizo entre Venezuela y Colombia.

El día 23, luego de la “resaca” de alcohol y estupefacientes”, escenario del concierto en Colombia,  donde un minúsculo grupo de cantantes que apoyan a la oposición,  le cantaron a la desobediencia y a la intolerancia, haciendo una ilógica semblanza con la Paz, intenta la ayuda humanitaria ingresar a Venezuela, ante la negativa de los funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana, garante de nuestra seguridad fronteriza, y los saboteos orquestados por tres funcionarios militares “desertores”, quienes comandaban,  por  órdenes de Juan Manuel Olivares, unas labores de desorden, desafuero y terror en el puente fronteriozo, que culminó, con la quema, por parte de los seguidores de esta política equivocada del caminió; que según ellos, transportaba dicha ayuda, lo cual fue definitivamente falso, pues en el camión,  habían hasta armas, que los desalmados pretndían introducir en el país, y ni secuelas de alguna ayuda humanitaria al pueblo de Venezuela.

A partir de entonces, la Novela se ha desarrollado, con la generación de polémica, que ya ante los medios internacionales opositores, ha sido minimizada,  por barata, por fracasada y mal instaurada.

La que comenzó con la escena de una novela “jocosa” y mal intencionada, se ha convertido hoy en obra circense, con la participación de “payasos” de diferente índole, de actores internacionales; que van de fracaso en fracaso, todos persiguiendo el mismo fin, apoderarse a como de lugar de las riquezas naturales de Venezuela; pero ninguno, ha podido ni podrá lograr su cometido, con la aplicación de políticas que desdicen de la humanidad para con el pueblo venezolano.

   Hasta el New York Times determinó que seguidores de Whitedog

                                                                                                       quemaron la supuesta ayuda humanitaria

Ya los opositores no les siguen

Ni siquiera, los personajes que en Venezuela se conocen como representantes de la oposición venezolana, siguen apoyando las locura de esta “marioneta” imperial, que ciertamente hasta el imperio ha abandonado, viendo los nefastos resultados de todo este circo, que se está quedando sin figuras, sin actores, sin los “payasos”, que decidieron en principio, dar rienda suelta a esta locura, que ha experimentado una M E T A M O R F O S I S, pues pasó de un deseo reprimido a una payasada./Luz Marina Molina