Para muchos suelen ser irresistibles, con ese aroma que le da el anís, y también por su suavidad. Una masa muy delgada con un toque de papelón y anís que luego se fríen. Entre más se abomben, más ricas.

Ingredientes:

  • 1 taza de papelón rallado (también conocido como panela, piloncillo, raspadura, panocha, chancaca)
  • 1/4 de taza de agua.
  • 1 taza de harina (harina de maíz precocida)
  • 1/4 de taza de harina de trigo.
  • 1 pizca de sal.
  • 1/2 taza de melao de papelón.
  • 1/2 taza de agua (un poquito más si hace falta)
  • 2 cucharadas de semillas de anís dulce.
  • Aceite para freír.

Preparación:

Para preparar el melao:

Fundir el papelón y el agua en una olla pequeña.

Dejar espesar un poco y retirar del fuego. Debe quedar más líquido que la miel, como un jarabe

Dejar enfriar.

Para preparar las arepas:

En un recipiente mezclar las harinas, el anís y la pizca de sal.

Crear un hueco en el centro y agregar el melao y el agua.

Mezclar bien con un tenedor o con la mano y dejar reposar la masa 5 minutos para que absorba bien los líquidos.

Amasar para integrar bien. Si la masa está muy seca, agregar un poquito de agua. La masa debe quedar maleable, suave y fácil de manipular.

Hacer pequeñas bolitas de masa, y aplastar con la mano o sobre una superficie hasta que queden bien delgadas. También puede ayudarse con un rodillo, un vaso o una botella, pasándolo muy suavemente sobre la masa. Las arepitas deben tener un espesor entre 5 y 7 mm 6.

Freír en aceite bien caliente, bañándolas una y otra vez con la espumadera hasta que se inflen. Voltear para dorar por el lado contrario.

Retirar del caldero y dejar escurrir sobre una servilleta de papel absorbente.

Comer inmediatamente, solas o con queso y mantequilla.