Funcionamiento del Guri y la modalidad de sabotaje

Entre la tarde del 8 de marzo y la madrugada del 10, Venezuela fue víctima de un nuevo ataque de sabotaje, el mayor en su historia republicana, esta vez a la central hidroeléctrica del Guri, que dejó sin electricidad a por lo menos un 80% de la población, con el objetivo de socavar todo intento por parte del Gobierno venezolano de lograr la estabilización de la economía y frenar el cuadro insurreccional que Estados Unidos y sus delfines, como Juan Guaidó, intentan culminar exitosamente en el país.

Estos actos de sabotaje le han permitido conocer los planes de contingencia del Gobierno, la capacidad de respuesta y las debilidades del sistema. Años atrás se descubrió a personal militar colombiano haciendo labores de inteligencia del sistema eléctrico, que logró escapar cuando fueron descubiertos.

El sistema eléctrico nacional es estructuralmente de base hidroeléctrica. La represa del Guri y el grupo de represas de Caruachi constituyen el 82% del sistema, adicionalmente la Uribante-Caparo en los Andes, pequeños grupos electrógenos de generación termoeléctrica de baja capacidad, la termoeléctrica de Tacoa en el estado Vargas, la de Planta Centro y una pequeña para apoyo de la refinería de El Palito en Carabobo, y otra más en el Zulia, complementan el sistema de generación. Sin embargo, las termoeléctricas no están en capacidad de apoyar el sistema dadas las limitaciones producto de las dificultades económicas provocadas por el bloqueo financiero para realizar los mantenimientos y adecuaciones.

Todas estas fuentes de generación tienen un centro de administración de carga. Este centro se encarga de ir entregando la electricidad a cada zona del país y complementando entre sí desde cada lugar de generación, al igual que coordina el control de las turbinas del Guri, que tiene su propio centro de control automatizado con las demás represas.

Cuando se genera la electricidad, cada cable va a diversas subestaciones principales en varias partes del país, las cuales, dependiendo de la demanda que tengan, varían las condiciones de la electricidad a trasmitirse, por lo que el centro de administración de carga hace los ajustes, principalmente de voltaje y frecuencia. Hay que recordar que la electricidad usada es de corriente alterna, la cual, por así decirlo, prende y se apaga en ciclos de 60 Hz, con la distancia de los cables y la demanda, el voltaje y la frecuencia varía y debe ajustarse.

Cuando se producen incidentes en cualquier parte del país, las condiciones cambian bruscamente, y si los automatismos que controlan el sistema no controlan bien y hacen a tiempo los ajustes necesarios, se disparan dispositivos de protección, para proteger (valga la redundancia) las diferentes partes del sistema. Cuando se interrumpe un trasformador, la corriente bruscamente se suma al resto de los trasformadores; cuando a alguno de estos le llega demasiada corriente de repente, se dispara entonces la protección dejándolo temporalmente fuera de servicio, así como al sector que surte. Esto puede producir un evento en cascada que apaga varias ciudades. Estas contingencias son controladas computacionalmente desde el centro de carga y el centro de control de Guri. Si esos dispositivos fallan, vienen los problemas y los daños.

Aquí es cuando podemos visualizar unos detalles importantes. Algunas turbinas de Guri son marca Siemens, así como muchos de sus componentes de control. Los sistemas eléctricos usan dispositivos que prenden, apagan, aceleran, frenan, cuentan las vueltas de las turbinas, miden la corriente generada y muchas otras aplicaciones funcionales. Esos dispositivos físicos están conectados a unos computadores que son los que hacen los cálculos de todas las variables, para actuar según las indicaciones y parámetros establecidos.

Cuando esos dispositivos fallan pueden provocar daños físicos a las turbinas u otras partes del sistema. Al igual que muchos otros dispositivos, funcionan con servidores del sistema Windows o Linux, los cuales en el tiempo siempre tienen vulnerabilidades que son aprovechadas por hackers.

Precedentes Inmediatos

Haciendo algo de historia necesaria, en la agresión y sabotaje que Estados Unidos mantiene contra Irán, otro país petrolero, con las terceras reservas más grandes del mundo, Washington no realiza una acción directa militar porque la República Islámica tiene un importante desarrollo tecnológico y buenos sistemas de defensa.

Sin embargo en 2010, buscando obstaculizar sus planes de desarrollo energético nuclear, creó en uno de sus laboratorios de la NSA, la Agencia de Seguridad Nacional, una serie de virus troyanos diseñados específicamente para atacar unos dispositivos en un plan de tres fases. El virus inicial llamado Stuxnet se diseminó por la web para buscar llegar por diversas vías inocentes a las computadoras de la central nuclear, de manera de no hacer ningún daño que alertara de su existencia y simplemente recopilar datos, para luego llegar hasta un computador del centro nuclear iraní.

Una vez allí, con algunos de esos datos recopilados de los dispositivos y por medio de un traidor, lograba la instalación de otro virus vía un dispositivo USB que colocaba un troyano en la red iraní, para actuar en un momento específico con condiciones específicas y permitir el escape del traidor.

Más adelante este troyano lanzaría el ataque en un día planificado, el objetivo del virus llegado el momento era hacer girar a una velocidad mayor y generar ciclos de movimiento en las centrifugadoras previstas que procesan el material radioactivo, generando daños que retrasaron varios años su programa de desarrollo con pérdida de tiempo y altos costos.

Es de destacar que estos virus lograron acceder a los controladores industriales Siemens S7-417 y los controladores Siemens S7-315 de las centrifugadoras, estos son dispositivos de control de múltiples usos que están en muchísimas instalaciones industriales del mundo, los cuales, si bien fueron infectados en su gran mayoría, solo atacaron los de las plantas iraníes porque ese era su fin. Es por eso que nadie supo de su existencia hasta que hubo el daño.

En Guri se usa el sistema Arda, es un sistema de control de tipo Scada, y también usa dispositivos PLC o controladores automáticos de varias marcas, Siemens entre otros. De igual de manera, remota o programadamente se pueden generar afectaciones en el control del sistema de turbinas, respaldo del sistema, diversos controles y en la generación eléctrica.

Lo que dijo el presidente

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, explicó cómo fueron los ataques cibernéticos perpetrados contra el sistema eléctrico en el país. “Venezuela quizá es el primer país del mundo que ha sido víctima de la tecnología estadounidense de ataque cibernético contra un sistema eléctrico”, dijo el Mandatario.

El Ejecutivo aseguró que el daño ocasionado contra el sistema de distribución de electricidad fue provocado con tecnología que únicamente cuenta el Gobierno de Estados Unidos (EEUU).

Desde el Palacio de Miraflores, sede de Gobierno, el mandatario indicó que los ataques contra el sistema fueron realizados en tres fases:

– La primera fue contra el cerebro del sistema computarizado de la empresa Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) en la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar, ubicada en la represa de El Guri, estado Bolívar (sur); y el ciberataque desde el exterior al cerebro de conducción que queda en Caracas (capital)”.

– El segundo atentado fue via electromagnética, “que mediante dispositivos móviles interrumpen y revierten los procesos de recuperación”, notificó.

– La tercera fase fue “a través de la quema y explosión de subestaciones eléctricas. Como a las 2 de la mañana hubo una explosión producto de un sabotaje a la subestación Alto Prado (estado Miranda) para tumbar toda la electricidad en Caracas”.

Compromiso con el pueblo

“Sé lo que ustedes han pasado compatriotas, lo he vivido junto a ustedes y admiro la gallardía, el coraje, la conciencia superior, la paciencia, que tiene el hombre y la mujer que le toca llevar adelante la rienda de su hogar”, manifestó.

El jefe de Estado precisó que existen elementos suficientes dentro del ataque provocado para que los venezolanos reflexionen sobre quién es el responsable político directo de lo ocurrido. Además, denunció que se han cometido graves crímenes contra los Derechos Humanos (DDHH) de la población, contra la paz y la estabilidad, así como una traición a la patria. “El Gobierno está desplegado trabajando para atender todas las necesidades de alimentación, de agua, de seguridad, de hidrocarburos internos, de salud, en medio de la emergencia que estamos enfrentando”, garantizó.

Igualmente, detalló que fueron detenidos dos personas que intentaban sabotear el sistema de comunicaciones de El Guri y llamó a la Justicia venezolana para que determine quiénes fueron los autores intelectuales de los ataques. “Llegó la hora de la resistencia activa en la comunidad, informando, ayudando, promoviendo la actuación solidaria entre familias y comunidades”, instó el presidente Maduro./Jhoana López