***Una cosa es la migración gota a gota de individuos aislados o grupos pequeños, y otra muy diferente una avalancha organizada que pone por delante, a modo de una disuasiva carne de cañón, a niños y mujeres embarazadas***

Aun cuando la prensa corporativa ha emitido una narrativa catastrófica respecto a la situación migratoria venezolana, queda claro que por enésima vez son matrices de opiniones orquestadas por la derecha venezolana y por voceros estadounidenses. Mientras la emigración de venezolanos es vinculada a una crisis humanitaria, no se establecen categorías similares, antes en los eventos que suceden en Honduras y otros países de la región, donde parte importante de la población empobrecida escapa de las condiciones impuestas por las políticas neoliberales,  inseguridad, y por el alto costo de la vida en ese país.

Se trata de cerca de 4.000 hondureños que salieron el pasado 13 de octubre en caravana de la ciudad de San Pedro Sula, en el norte de Honduras, tras una convocatoria divulgada por redes sociales, recorriendo 700 km hasta Ciudad Hidalgo, estado de Chiapas al sur de México.

¿Por qué huyen los hondureños de su país?

Con una tasa de homicidios de 43 por cada 100.000 habitantes, Honduras es considerada como uno de los países más violentos del mundo principalmente por la operación de las pandillas y la incursión del narcotráfico, una situación que impera también en Guatemala y El Salvador. Además, el 68% de los nueve millones de habitantes en Honduras vive en condiciones de pobreza.

Los migrantes huyen de la violencia, de los altos costos de la canasta básica de ese país, del alto costo de la energía y servicios básico como el agua. Testimonios de los migrantes dejan claro su motivo para salir del país, ellos aseguran que en Honduras ya no se puede vivir, porque no hay trabajo, no hay seguridad, tampoco hay salud, y por tal razón no hay condiciones para sostener a sus familias.

Mientras las condiciones de vida en el país sean insostenibles para la población, la situación muestra una tendencia hacia la agudización de la crisis no solo económica y migratoria, sino también política.

El sueño de los migrantes es obtener asilo en Estados Unidos, trabajar y ayudar a sus familiares que se quedaron en Honduras.

Amenazas de Donald Trump contra Honduras

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó con retirar “de inmediato” los fondos de ayuda que su país proporciona a Honduras si la caravana hondureña de migrantes que salió el sábado no se detiene antes de llegar a territorio estadounidense.

¿Esta marcha de migrante es igual al del venezolano?

Muy diferente a lo que ocurre con nuestros pueblos hermanos suramericanos, sobre todo Colombia, los requisitos son mínimos y los venezolanos en pleno movimiento pueden tomar bus en Colombia y partir hacia nuevas fronteras con pocas restricciones. No tienen que correr hacia un tren, y menos arriesgar la vida en sus rieles. Esa comparación debe ser parte para quienes ya se convirtieron en emigrantes venezolanos, o para quienes ven difícil ese tránsito por tierra.

Para el caso venezolano, siendo este opciones de alguna persona, la comparación nos puede dar un ejemplo que pese a las dificultades, el tránsito por Suramérica no es tan terrible como podemos imaginarnos, más fuerte es lo vivido por los hondureños quienes además demuestran valentía, una fuerte decisión y convicción de seguir a su destino, a pesar de las tantas dificultades del camino. Siempre es bueno comparar para valorar las dificultades que se vive.

Almagro minimiza caravana de migrantes hondureños

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, ha contrarrestado el impacto humanitario de la caravana de migrantes hondureños que se encuentra en México y su punto final los Estados Unidos, al obviar las causas que están provocando el masivo éxodo.

Mediante un mensaje de Twitter enfatiza en que se debe investigar el posible involucramiento de traficantes de personas, dando como válido una versión que a la ligera ha adoptado el gobierno de Honduras, que en su afán de soslayar su responsabilidad ha aseverado que detrás de la caravana hay intereses políticos.

El secretario general de la OEA evitó cuestionar las políticas del gobierno hondureño que no ha logrado parar la migración de sus ciudadanos, que alegan que se van por la miseria y la violencia.

Pero…  Venezuela es el ojo del huracán “Migratorio”

En meses anteriores, ante la migración de ciudadanos venezolanos, Almagro elevó su voz de protesta contra el gobierno de Nicolás Maduro y en septiembre pasado creó un grupo de trabajo desde la OEA para abordar la crisis migratoria en Venezuela.

Voceros de la ultraderecha venezolana y compañía han venido haciendo diversos llamados a representantes internacionales para que ayuden a atender la “avalancha” de personas que huyen de la crisis en Venezuela a otros países de la región.

Según la ONU, unos 2.3 millones de venezolanos viven en el exterior, de los cuales alrededor de 1.6 millones han emigrado desde 2015, mientras que en lo que va de Octubre ha triplicado el número de migrantes de otros países.

Ahora la pregunta es…

Si de verdad les preocupa la gente de otros países, como Venezuela, ¿por qué Almagro y los gobiernos satélites del Cartel de Lima no solicitan a Donald Trump que abra un “canal humanitario” en su muro entre EEUU y México para aliviar el drama centroamericano?”.

Allí queda esa pregunta, que sin lugar a dudas no existirá una respuesta concreta por estos veceros que solo se han encargado de denigrar el gobierno de Venezuela, dirigido por Nicolás Maduro, que sus seguidores lo han catalogado como el constructor de victorias, puesto que lo han mantenido durante estos años en el gobierno, pues su principal objetivo llevar la mayor suma de felicidad posible a su pueblo.

Jhoana López

@jhoanalabrujis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.